¿Los hurones tienen celo? ¿En qué época del año?

El hurón doméstico (Mustela putorius furo) presenta el celo a finales de cada año. El ciclo reproductivo de los hurones está determinado por las horas de luz que presenta el día, siendo su época reproductiva en primavera.

Las hembras son consideradas poliéstricas estacionales de ovulación inducida por la monta y manifiestan el celo entre enero y marzo.

Los machos desarrollan el celo a partir de diciembre/enero.

 

¿Cómo puedo determinar si mi hurón presenta celo?

Durante el periodo de celo la piel se muestra más amarillenta y grasienta, se intensifica el olor corporal y pueden presentar prurito (picores). Además, disminuye el apetito, aumenta el comportamiento de marcaje y se pueden manifestar conductas agresivas.

En machos se incrementa el tamaño de los testículos y las hembras se evidencia una inflamación de la vulva.

 

 

Acerca de la castración en hurones:

Los hurones tienen mayor predisposición que otras especies a padecer enfermedades hormonales (especialmente enfermedad de glándulas adrenales e hiperestrogenismo), generalmente como consecuencia de una estimulación sexual.

• Indicaciones de la castración en hurones

  • Disminuye el mal olor
  • Se minimizan conflictos comportamentales (especialmente en machos)
  • Se evitan gestaciones indeseadas
  • Reduce la posibilidad de desarrollar patologías hormonales

Métodos

  • Castración quirúrgica: extirpación de las gónadas (testículos y ovarios) mediante cirugía.
  • Castración química: tratamiento farmacológico a base de inyecciones o disposición de implantes subcutáneos que disminuyen la estimulación hormonal.

Implantes subcutáneos

Tanto la investigación científica como nuestra experiencia clínica demuestran que la opción recomendable es la colocación de implantes de acetato de deslorelina. Se trata de pequeños implantes que se disponen en el tejido subcutáneo de la piel y actúan inhibiendo la producción de hormonas sexuales de forma prolongada. Su duración aproximada es de 8 meses/1 año.

 

 

Ventajas de la castración química con respecto a la quirúrgica:

– Es un método menos invasivo, que únicamente requiere una sedación ligera y de corta duración, lo cual supone una reducción considerable de riesgo.

– Control hormonal en relación a glándulas adrenales, ya que se relaciona el desarrollo de hiperadrenocorticismo con la castración temprana en hurones jóvenes.

– Actúa inhibiendo tanto los signos clínicos del celo, como los de enfermedad adrenal en hurones esterilizados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *